Aceptar una herencia supone hacerse cargo tanto de los bienes como de las deudas que el difunto pudo haber contraído en vida. Para rechazar una herencia, el beneficiario tiene que declarar su voluntad de no ser heredero, y por lo tanto, debe manifestar que no asume los bienes hereditarios que le corresponderían.

Tenemos un equipo de abogados especialistas en herencias, tanto la aceptación como la renuncia. 

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted